La trata de personas en Estados Unidos: Región Medio Oeste.

Por Amanda Reath.

Sin importar si somos conscientes de su presencia, la trata de personas es una realidad en nuestro mundo actual. Definida por el Departamento de Estado de Estados Unidos como “el acto de reclutar, albergar, transportar, proveyendo o consiguiente a una persona para realizar trabajos forzosos o realizar actos sexuales con un fin comercial aplicando el uso de la violencia, fraude o coerción”. Hoy en día ningún país puede asegurar la inmunidad de esta realidad deshumanizante. Como estadounidenses, por lo general tendemos a señalar a otros países, fallando en hacernos cargo acerca de lo que sucede en nuestras propias fronteras. Entre la culpa se encuentra una región de Estados Unidos conocida como Medio Oeste. Hogar de los estados de Dakota del Norte y Sur, Nebraska, Mississippi, Minnesota, Iowa, Illinois, Indiana, Michigan, Ohio, Kansas y mi hogar, Wisconsin, son conocidos por ser pintorescos y una zona segura llena de pequeñas ciudades, y aún las personas son deshumanizadas según los índices estadísticos. Los Estados Unidos declararon 1.345 casos en 2015 según el Centro Nacional de Recursos contra la Trata de Personas de los cuales una cantidad notable sucedió en el Medio este. De los casos declarados en Estados Unidos, un 81% eran niños debajo de los 18 años, colocando a los niños en el más alto riesgo para este tipo de negocios. Sin embargo, varios casos iban indocumentados.

 

Aunque las leyes se han puesto en práctica para prevenir esta degradante realidad, el número todavía parece tener una significativa presencia. Por esta razón, las enmiendas continúan siendo realizadas para reforzar la legislación. No obstante, no todos los estados han implementado abundantes castigos para tales delitos. La legislación nacional protege a todos los individuos, niños y adultos de la trata y el tráfico sexual por igual. Sin embargo, el castigo por cometer el delito debe ser igualado en todos los estados. Eso genera mucho trabajo para las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) que pueden ser encontrados en todas las regiones de Estados Unidos. En el Medio Oeste, en particular existen Breaking Free, Civil Society and Heartland Alliance, las cuales apuntan a brindar apoyo y los recursos necesarios para desvincularse del daño y el humillante estilo de vida. Breaking Free trabaja principalmente con víctimas femeninas. Su objetivo principal es educar a la comunidad acerca de aquello que por lo general no son conscientes y que sucede en la sociedad. The Civil Society trabaja con víctimas internacionales para ayudarlas y asistirlas en el camino de la recuperación. The Heartland Alliance brinda servicios sociales, asistencia legal, cuidados médicos y hogar para aquellos que han sido víctimas, hombre, mujeres y niños. En conjunto, estas organizaciones y otras con objetivos similares crearon un equipo completo que trabaja para otorgar a los hombres, mujeres y niños por igual la soberanía que se merecen y asegurarles sus derechos humanos básicos.  

 

 

Aunque debemos enfrentar la realidad que el tráfico sexual existe hoy en en día, no podemos desestimar los esfuerzos que constantemente se llevan a cabo por las organizaciones mencionadas. La clave para detener cualquier epidemia es informar a las personas sobre su existencia y aportar métodos preventivos. Tal vez cuando se genere una alianza no sólo con las ONG’s sino también con el gobierno, la presencia de la trata pueda ser eliminada, recuperando los derechos humanos por naturaleza de varios.

 

<!-- [if gte mso 9]> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" Nam


Contáctanos por este producto/nota