Nota Dia a Dia - 07/05/2009

Marcharon para exigir “basta de trata” Más de mil personas, la mayoría jóvenes, reclamaron medidas como la creación de un registro único sobre desapariciones. El grito de más de mil gargantas retumbó en la marcha desde avenida Colón y La Cañada hasta la plaza San Martín: “¡Si llevan a una, nos llevan a todas!”. En reclamo de medidas urgentes para combatir el flagelo de las redes de trata, estudiantes universitarios y organizaciones sociales coparon el Centro de la ciudad de Córdoba y leyeron una serie de petitorios. La marcha era precedida por artistas y una batucada que marcaba el ritmo del avance de los cientos de manifestantes. Después, se destacaba una enorme bandera negra rechazando la trata de mujeres que era cargada, entre otros referentes, por Sonia Torres, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo (filial Córdoba). Entre el movimiento numeroso de jóvenes se apreciaban banderas de agrupaciones de la Escuela de Trabajo Social (UNC), organizaciones sociales universitarias e independientes y la ONG Red Alto a la Trata. A las 18, la concentración partió rumbo a la Plaza San Martín, lugar al que llegó ya entrada la noche. Allí, entre otras actividades, se leyó una carta escrita por la familia de una chica que, semanas atrás, fue secuestrada en Argüello y trasladada a un galpón en el que había otras mujeres que serían llevadas al exterior. La víctima se salvó porque sufrió varios desmayos, pero la violaron en dos oportunidades antes de liberarla. En la carta se resumen las medidas reclamadas para “denunciar que existe una red de trata operando en la ciudad de Córdoba”: * Que se cree un registro público de mujeres, niñas y niños desaparecidos. * Que toda desaparición se trate como posible caso de trata de personas y no se esperen 48 horas para comenzar a investigar, “ya que ese es tiempo suficiente para sacar a los secuestrados del país”. * Que la Policía “no revictimice” a las mujeres que fueron víctimas de las redes de trata. “Tenemos que decir ¡basta! a esta forma de esclavitud, tenemos que organizarnos, luchar, exigir, reclamar que se investigue a quien se tiene que investigar. No queremos más secuestros de mujeres, ni de niños, ni de niñas. Que los gobernantes dejen su campaña política por un rato y se encarguen de los reclamos de su pueblo”, vociferó una joven con micrófono. La carta y otros petitorios se leyeron al frente de la Catedral, lugar en el que, una vez acabados los reclamos, los jóvenes se dispersaron. Todas en una. La Fiscalía General dispuso ayer que todas las denuncias barriales sobre intentos de secuestro de mujeres sean remitidas a la Unidad Judicial de la Mujer y el Niño, a fin de que los casos sean investigados por una misma unidad. Además, ordenó que las denuncias efectuadas hasta ahora queden en manos de la fiscal Eve Flores, del Distrito 3, Turno 3, quien impartirá directivas a los investigadores. Apareció otro caso. Justo en el día en el que se hizo la marcha contra la trata de personas, se conoció el dato de otra joven de 14 años que presuntamente forcejeó con tres hombres que la quisieron subir en un auto para secuestrarla. El hecho ocurrió en barrio Zumarán, en cercanías del Ipem 115 Juan José Paso, colegio al que concurre la adolescente. La directora, Alicia Degano, confirmó que tuvieron que contener a la joven en la escuela, para luego enviarla a su casa. “Vivió un momento terrible, nos contó que varias personas en un vehículo que sería un Citroën C3 quisieron subirla y ella escapó”, dijo la docente. “Eran como cinco los hombres que me quisieron agarrar”, señaló la chica denunciante.


Contáctanos por este producto/nota